Piensa y actúa como un nativo digital

Piensa y actúa como un nativo digital

Belén Falcón – agosto 7, 2017

Ser nativo digital significa algo más que estar expuesto a la tecnología desde los primeros años de vida; ser nativo digital es más bien un tema de actitud. En un mundo digital, la actitud ante las nuevas tecnologías puede representar la diferencia para una carrera profesional exitosa.


piensa-y-actua-como-un-nativo-digital

Se ha optado por denominar “nativos digitales” a aquellas personas que han nacido del año 1990 en adelante y que, por la naturaleza del contexto en el que crecieron, poseen una configuración psicocognitiva diferente que les permite asimilar con mayor rapidez el uso de las nuevas tecnologías, como Internet, dispositivos móviles, nuevas consolas de videojuegos, etc. Por otro lado, se les llama “inmigrantes digitales” a los nacidos en la década de los ochenta o antes, es decir, aquellos que no crecieron con dispositivos tecnológicos en la mano y que han tenido que adaptarse a un entorno que cambia a cada momento.

Es cierto que la exposición que han tenido las generaciones más jóvenes a la tecnología desde una temprana edad facilita increíblemente su adaptación a un mundo laboral digitalizado; sin embargo, esto no significa que pertenecer a una generación anterior merme la competitividad y el talento (o, al menos, no debería ser así).

Estamos en plena revolución. La economía 4.0 nos ha alcanzado y los nativos digitales tienen muchas ventajas sobre los inmigrantes digitales. Por lo anterior, lo único que resta a este último grupo es sacar el mayor provecho al proceso que han vivido al adaptarse constantemente a un mundo que habla un lenguaje distinto al que aprendieron en su niñez. ¡Y todo ello constituye un gran ámbito de oportunidad!

Primero, el inmigrante digital ha tenido que salir de su zona de confort para sobrevivir. ¡Qué mejor regalo para una persona que ser orillada a dar un salto hacia lo desconocido!, después de todo, pasamos (al menos) los primeros años de nuestras vidas, dando cientos de saltos a lo desconocido.

Segundo, el cerebro de un inmigrante digital ha sido reprogramado para aprender nuevas herramientas tecnológicas, y si es afortunado, ya se habrá dado cuenta de lo emocionante que es aprender algo nuevo cada día.

Por último, un inmigrante digital tiene lo mejor de ambos mundos. Por un lado, legendarios métodos, herramientas y conocimientos heredados de generaciones pasadas, lo que trae consigo habilidades de socialización a menudo desconocidas por los más jóvenes; y por otro, nuevos métodos y herramientas que abren posibilidades infinitas en un entorno hiperconectado.

¿Eres un nativo digital? Observa más, aprende de las viejas usanzas. ¿Eres un inmigrante digital? Simplemente, déjate llevar.