Procesos de negocio end-to-end basada en Next Business Practices, con ligereza

Procesos de negocio end-to-end basada en Next Business Practices, con ligereza

Arturo Ortega – octubre 25, 2017

Tu negocio es más que un conjunto de departamentos. Combinar óptimamente las prácticas más exitosas de tu organización, con las mejores prácticas de la industria y desarrollar tus Next Business Practices, hoy es factible gracias al EOS, un sistema integral que te permite administrar tu organización con una visión completa de tu cadena de valor.


procesos-de-negocio-end-to-end-basada-en-next-business-practices-con-ligereza

¿Tu empresa se administra integralmente o por silos?

Pensemos un poco en lo que sucede en muchas de nuestras empresas cuando alguien decide lanzar una orden de compra. Lo primero es que una persona de producción revisa el cierre del mes pasado y se percata de que existe un faltante del producto X con respecto a su nivel de recompra histórico. Hace la solicitud de dicho producto al proveedor y espera a que llegue al almacén. Un almacenista lo recibe y da aviso al área administrativa. Ahí el personal administrativo sabe que llegó un cargamento de producto X y procede a pagarlo.

Parece sencillo y correcto, pero quizá estamos dejando de lado muchos de los beneficios que las tecnologías de información hoy hacen posibles.

Para empezar, ¿estamos seguros de que el nivel histórico de recompra es el indicador adecuado para solicitar el producto?, ¿es el reporte de cierre un documento suficientemente al día como para guiarnos en la toma de la decisión?, ¿la administración sabe si el cargamento entregado fue realmente el solicitado?, ¿es el precio convenido aquél que el proveedor está aplicando? Quizá las personas que tienen la información de primera mano ya no está tan involucradas como deberían, y alguien desde las ventas podría ofrecerles datos adicionales que corroboren la pertinencia de la compra realizada.

Sin duda deberíamos integrar al equipo con la información, pero es muy factible que no exista una línea directa para comunicarnos y que, por ejemplo, ¡ahora los clientes estén sustituyendo el consumo del producto X por el del producto Y!

Y esto mismo se repite a lo largo de toda la organización, de modo simultáneo y en todos los niveles. ¿El resultado? Muchas oportunidades perdidas, de las cuales ni siquiera estamos conscientes.

Los sistemas modulares (los ERP’s) obedecen a una lógica departamental y nos ayudan mucho, pero no nos permiten abatir esta ceguera. Así como tu empresa es en el fondo un solo sistema de aportación de valor, igualmente debería serlo la plataforma digital que lo soporte.

Un Sistema de Operación Empresarial, EOS, permite salir de este tipo de complicaciones, o más bien, permite acometer éstas y mayores complicaciones sin que sean un problema. El EOS tiene por objeto permitir que la información viaje de manera transversal, integral y en tiempo real, para evitar que el flujo de los datos se detenga y que –para pasar de un área a otra, o de un proceso a otro– deba sujetarse a procesos manuales o semi automáticos de actualización y verificación.

En efecto, en los ERP’s los datos viajan en varios vagones y tienen que bajar y subir en distintas estaciones antes de integrarse del modo esperado, por lo cual su falta de oportunidad y los riesgos de error se multiplican exponencialmente. Por el contrario, el EOS es capaz de generar un flujo de trabajo continuo, con procesos de operación y negocio integrados, que ubican y reconocen a cada persona por el valor que aporta y le brindan a cada cual los privilegios para sumar la información relativa de manera natural. Esto te permite tener una visión global de todo lo que sucede en tu organización y no islas de información.

Si cada empresa pudiera evadir la división por áreas y comenzar a concebirse como un organismo en el que los procesos transversales resuelven realmente su aportación de valor, entonces multiplicaríamos nuestras oportunidades y nuestra riqueza.

Eso no era factible hasta hace poco tiempo, pero hoy podemos dejar de tener distintos datos en distintos lugares, para complementarlos de modo natural, mientras van sucediéndose las operaciones, al ritmo en que cada persona involucrada aporta su valor específico. Podemos determinar qué dato es el crítico y traerlo a la base de datos para que en el momento en que lo decidamos tengamos acceso a él.  Podemos sumar la operación de diversas empresas y articular toda la cadena de valor, sin necesidad de retrabajos. Podemos generar catálogos de rubros sujetos a reestructuraciones a la medida, que permiten su expresión para contabilidades diversas, ofreciendo los reportes requeridos en distintos países o por diversas entidades reguladoras (ese esfuerzo que a menudo pasa por Excel, haciendo perder una gran cantidad de tiempo y además socavando los requisitos legales de las normas anticorrupción).

Pues bien, para poder administrar tu empresa de este modo no basta con alcanzar el nivel de las mejores prácticas de la industria, pues de ese modo sólo mejorarás hasta donde los líderes lo permitan; en realidad nos topamos con un “techo de cristal” que ellos deciden cuándo y cómo destapar.

La gran noticia es que, cuando tú logras analizar la naturaleza específica de tu negocio transversalmente, observando cada proceso desde que inicia hasta que termina, emerge de un modo maravilloso la naturaleza del valor que aportas y se hacen más claras tus ventajas competitivas. El secreto de la plataforma tecnológica que requieres consiste en que sea lo suficientemente flexible como para reflejar la realidad de tu negocio, de modo que lo potencie y lo haga crecer.

Al combinar óptimamente las prácticas más exitosas de tu organización con las mejores prácticas de la industria y desarrollar tus Next Business Practices, las cuales son hoy factibles gracias a la hiperconexión de la economía 4.0, pondrás tu negocio en el siguiente nivel. Es por eso que LOVIS EOS ha sido diseñado para trabajar con miles de variantes en los procesos. De ese modo no tienes que reingenierizar tus procesos, sino simplemente mejorarlos.

El primer reto de la nueva empresa es mejorar su rentabilidad, su productividad, su tiempo para la innovación, la posibilidad de mejorar la experiencia del cliente (incluso interno) y, por lo tanto, incrementar la calidad de vida. Sin todo eso, ¿qué caso tienen nuestros esfuerzos y qué tanto estamos aprovechando el que nos haya tocado vivir en este momento precioso de la historia?

Ya tienes la posibilidad de generar una integridad real en donde toda actividad y área están unidos, de modo que la información vaya surgiendo junto con el valor agregado por cada transacción. De ese modo,  tus tecnologías de negocios estarán basadas en tecnologías de información confiables y el desarrollo de las personas hará que las cosas sucedan.

En síntesis: procesos de negocio, personas y tecnología trabajando juntos.