TI

Dirigir una empresa es un deporte extremo

Dirigir una empresa es un deporte extremo

Siempre he creído que para poder ser un alto ejecutivo, un empresario exitoso o un profesionista destacado se requiere de un cierto gusto por la adrenalina. Vivir esos momentos tensos donde se vive al filo de la navaja o tener ese gusto por la intranquilidad es, básicamente, un requisito en los negocios. La sola idea que genera el saberse responsable del destino de muchas personas y sus familias es comparable con el mismo sentimiento que le produce al capitán de una expedición descender con sus compañeros por los obscuros rincones de la tierra. Solamente que en los negocios las decisiones tienen que ver generalmente con recursos; humanos, financieros o de producción.

Las TI no son como los autos

Las TI no son como los autos

Hace varios años circuló por correo electrónico la supuesta respuesta del Presidente de GM a su contraparte de MS, cuando este último dijo que si los autos evolucionaran como las computadoras personales, costarían centavos, pesarían gramos y correrían a millardos de kilómetros por hora con unos cuantos mililitros de combustible no contaminante.

El Taxi en tiempos de Uber

El Taxi en tiempos de Uber

Las tecnologías son disruptivas por naturaleza: modifican el entorno. El caso de Taxis vs. Uber me hace recordar a Napster; haberle ganado la batalla legal no aseguró para las disqueras el status quo.

Y tú, ¿Sigues las Best Practices o generas tus Next Practices?

Y tú, ¿Sigues las Best Practices o generas tus Next Practices?

Es un hecho que las condiciones actuales del mercado nos demandan cada vez mayor capacidad de respuesta ya que nos enfrentamos a un mercado más globalizado y por ende a un mayor número de importaciones tanto en servicios como en productos, así como con empresas extranjeras en mercados que antes no participaban, pero también a competidores cada vez mejor preparados, con mejor capacidad y también con mejor entendimiento de su organización y de los clientes.